Archivo del sitio

#FaeloPodaFest en Bodegas Faelo de Elx

El pasado día 6 de febrero y con el cartel colgado de ‘completo’ vivimos en el Campo d’Elx una de esas experiencias que se salen un poco de lo cotidiano y que, al final, acaban resultando fantásticas. Coincidiendo con los trabajos de poda en las viñas y para celebrar que con esa primera labor comienza una cosecha nueva, las Bodegas Faelo de la mano de su responsable, Jaime Soto, organizaron una cita enoturística totalmente distinta con almuerzo-comida food truck  incluida vía la gastronomía móvil del magnífico restaurante ilicitano El Misteri d’Anna.

Momentos Bodega Faelo

Con puntualidad, amplia asistencia y al popular precio de 25€ a las 12:00h la actividad dio el pistoletazo de salida donde se visitaron de forma guiada las instalaciones, los viñedos y donde se pudo aprender muchísimo sobre el negocio familiar y los buenos valores que le han ido dando forma. Bodegas Faelo es una empresa familiar con una tradición viticultora de más de 100 años. Esta es la cuarta generación de viticultores artesanales de Matola, pedanía de Elche al sur de la D.O.P. Alicante-España (zona de gran tradición elaboradora de vinos). Son los Vinos del Camp d’Elx. Como viticultores, se rigen por el respeto al entorno, sus tradiciones y una viticultura biodinámica y seleccionada. Cuidan de sus viñedos (tierra y cepas) de forma natural y obtienen un producto en armonía con la naturaleza como pudimos comprobar. La Bodega se encuentra en una casa típica del Campo de Elche, o “faeneta” dónde se sigue pisando la uva en el “afollaor”, como empezó haciéndolo el abuelo Rafael “Faelo” en 1930. La verdad, se respira tradición por cada uno de sus rincones.

Detalles Faelo

En cuanto a los vinos y uvas, actualmente sus viñedos están plantados  con variedades autóctonas como la Monastrell, Moscatel de Alejandría y también foráneas; Cabernet sauvignon, Petit verdot, Syrah, Chardonnay. Cada añada de sus vinos tiene una cantidad de botellas numeradas y limitadas y en desde el año 2012 sus viñedos ingresaron en la denominación de origen protegida vinos de alicante (D.O. Alicante) para así poder estar amparados bajo esta certificación de calidad.

Detalles y Vinos Faelo

Tuvimos la fortuna de probar 4 de sus principales propuestas: El sorprendente blanco chardonnay L’Alba del Mar de brillante color amarillo pálido y aromas primarios de fruta sobre un fondo bien definido de notas especiadas a vainilla. Si se puede tomar a una temperatura entre 6º y 8º C se convierte en toda una experiencia. También el rosado de la casa, L’Alba de Faelo, 100% syrah de color rosa pálido con reflejos rubí, brillante, cristalino y lleno de fruta roja como fresa, frambuesa y grosella. Muy refrescante. El tinto de Monastrell y Cabernet se llama La Dama, con un color rojo picota oscuro donde destacan notas de fruta madura como ciruela, cereza, con fondo de especies dulces, vainilla y canela. Realmente sabroso. Para finalizar, nos endulzamos con Palma Blanca, hecho con moscatel de Alejandría, tiene un color amarillo casi transparente y su dulzor es perfecto para los aromas de miel y cítricos que le acompañan. Un vino que nos invita a disfrutar bebiendo y a compartirlo.

LaRoja en Faelo

Una vez sentados en una mesa llena de detalles como llaveros con los corchos y ramas personalizadas de sarmiento, que pueden hacer una idea del nivel de atención y preocupación que muestran en la bodega por sus visitantes, entramos puramente en el capítulo gastronómico que consistió en un almuerzo #foodtruck preparado por el equipo de El Misteri d’Anna a través su propuesta gastronómica sobre ruedas #LaRojaGourmet by G&A, una preciosa caravana roja donde se gestó un delicioso menú especial gourmet para la ocasión y que consitió en unas Patatas baby cocinadas a baja temperatura con salsa brava y chorizo criollo realmente sensacionales. La salsa acertadísima y con un punto mínimo de picante, que era perceptible pero que no molestaba. Excelente forma de comenzar a abrir apetito. A continuación llegó una Tortita de trigo rellena de pollo al curry y leche de coco presentado en forma de ‘wrap’. Una combinación acertada y sobre todo, con un curry muy suave que con la leche de coco y el pollo desmenuzado se hizo muy agradable de comer. El plato fuerte llegó con una excelente Hamburguesa angus con pan bun (al vapor), cebolla caramelizada, cebolla morada y rúcula. De un tamaño y grosor considerable, sin duda fue lo mejor de la comida. Carne jugosa, con un punto perfecto, quizás para mi gusto algo falta de sabor, o bien por la sal (algo corregible) o bien por el aliño elegido para acompañarla, una salsa de sésamo que no era suficiente para darle ese empujón extra que quizá esta carne necesitaba. En cualquier caso se queda en pura anécdota ya que el conjunto en boca junto con las cebollas y la rúcula estaba francamente bueno, a lo que se suma la esponjosidad del pan. Buenísima. Como postre fuimos obsequiados con cremoso de queso con frutos rojos y crumble de almendra. Una deliciosa mousse de queso cremoso acompañado con coulis de frutos rojos que cumplió con su rol perfectamente y que acompañó al dulce Palma Blanca de manera magnífica.

En fin, con un ambiente muy agradable, muchas risas de esas que provoca el vino cuando ejerce de nexo entre personas que no se conocen y un solecico que vino adelantado muchos meses antes de lo que le tocaría, pusimos punto final a una excelente jornada familiar, cercana y entrañable. Enhorabuena a Jaime y todo el equipo Faelo y hasta la edición del año que viene 😉

Bodegas Faelo

Camino de los Coves, Ptda. Matola, Pol. 3, nº 18, 03296 Elche (Alicante)

FacebookTwitterInstagramGoogle Maps

 

Anuncios

EL MISTERI D’ANNA en Elx (Alicante)

Placer y trabajo se dieron la mano recientemente en campo ilicitano. Vía Social Monkers he tenido la enorme fortuna de conocer este magnífico establecimiento y sobre todo, a la gran familia detrás de este restaurante tan especial de Elx (Elche). Son casi 10 años de trabajo los que los contemplan a Ana y Pedro y no ha sido nada fácil, porque además, apostaron muy fuerte y empezaron en su actividad cuando nuestra economía daba sus últimos coletazos de grandeza y se adentraba en la época caótica y desilusión de la que parece que estamos empezando a asomar la cabeza. Que hayan podido aguantar todo este tiempo dice mucho de ell@s. El Restaurante El Misteri d’Anna se haya ubicado en una partida de chalets residenciales llamada Peña Águila que queda muy cerquita del Centro Comercial L’Aljub. Encontrarlo puede tornarse tarea compleja y mas si uno no está familiarizado con Elx, pero hoy en día no hay sitio que no te geoposicione google maps y  puedo asegurar que su búsqueda merecerá la pena.

Aprovechando que visito esta localidad y que hay dos amigos que también están ese día por allí, me doy cita con ellos y aprovechamos para comer juntos en el magnífico entorno que posee el restaurante: Es un chalet habilitado con parking propio, parking en la misma finca, salón de eventos y celebraciones, jardín y ya en el interior del mismo, hay 3 salones con diferente ambientación para una comida mas distendida, familiar, de negocios… etc. Al llegar somos recibidos por Pedro Guijosa y por Ana Jiménez, la mamá de Ana María Santoyo, la enorme cocinera, que se encuentra en lo suyo y que a la postre es lo que mas le gusta, su cocina. Pedro y Ana dirigen con acierto la sala, haciendo que el comensal desde el minuto uno se sienta como en casa bajo un clima de cercanía y complicidad, creando una gran familiaridad con profesionalidad y sin excentricidades. Esto es un punto importante en la atención en sala de un restaurante ya que los excesos de mimos y dulzura, muchas veces forzados, empalagan y las carencias de los mismos, pueden condicionar negativamente la experiencia. La clave es tener un saber estar propio y este normalmente viene de la experiencia de años de trabajo sumado del buen hacer y sociabilidad del personal adscrito a estas tareas, algo precisamente que tanto Ana como Pedro bordan.

Misteri d'Anna Salón, aperitivo, huevo con foie y alcachofas con almejas

Dentro de la oferta disponible consistente en 3 menús fijos, carta y platos y sugerencias del día, nos decantamos por el menú ejecutivo de 22€ y Ana nos hace un par de  observaciones: Por un lado, que también entre los primeros a elegir ese día podemos optar por una menestra de verduras de temporada con alcachofas y almejas y por otro, que si queremos complementar la comida, han recibido esta misma mañana unas zamburiñas fresquisimas que nos puede poner para compartir. La verdad, en la mesa sientan muy bien esas sugerencias y nos decantamos por ambas propuestas a razón de: 6 zamburiñas al medio para compartir (2 x persona), dos huevos confitados con foie y trufa negra junto con las verduras de temporada con alcachofas y almejas, esto como primeros, para después pedir un arroz meloso de vieiras y gambas y dos arroces de setas e ibéricos de segundo. Para mitigar la espera, unos frutos secos en mesa junto con varias cañas y una botella de agua mineral, todo incluido en el menú ejecutivo.

La primera sorpresa es que el menú comienza con un aperitivo a propuesta del chef, lo que hace este menú aún mas goloso: Patata frita con gulas y gamba. Riquísimo. Una excelente forma de abrir boca. Lo siguiente que hizo acto de presencia en mesa fueron los huevos confitados con foie y trufa negra, también conocidos como el plato estrella de la casa y que según me comentaron en mesa, los clientes no permiten que se retiren de la carta de ninguna manera. La verdad, no me extraña: Son unos huevos cocinados en abundante aceite a baja temperatura junto con foie servidos con parte de este aceite y terminados con aroma de trufa negra. Tras mezclarlos en el plato quijotesco en el que son presentados el resultado es magnífico. Sabor, melosidad, cremosidad y mucho pan para mojar la deliciosa combinación. El plato de menestra también acompañó a los huevos y según la amiga que lo degustó, estaba exquisito. Abundantes almejas, una salsa verde muy bien ligada y la textura de las verduras en un punto de dureza versus crudeza perfecto. En todos los platos no quedó prácticamente nada, sin duda, la mejor señal que uno puede enviar a una cocina.

Misteri d'Anna zamburiña, vino rueda, arroz con vieiras y gambas y arroz con setas y costillasTras retirar los primeros llegaron al centro las zamburiñas. Ciertamente un bocado espectacular que une en boca toda la carnosidad de este molusco braseado con un suave pero innegable sabor a mar que las convierte en adictivas. Acompañamos los primeros y también las zamburiñas como los arroces con un vino D.O Rueda llamado Valle de la Vega. Un verdejo de color amarillo alegre vivo con una intensidad aromática alta que acompaña muy bien este tipo de menú. Respecto a los arroces, el meloso de gambas y vieiras sensacional y si te gustan los sabores potentes mas aún ya que a Ana le gusta mucho hacer sus fondos bien concentrados, y se nota en el sabor del resultado final. Respecto al punto del arroz, para mí extraordinario ya que se sirvió con esa textura que por la Marina Baixa denominamos “teset” o durito, que a mi personalmente me encanta. Respecto al arroz de setas e ibéricos (costilla) destacar también un punto excelente del arroz, un sabor muy agradable que aunaba el gusto a carne, a setas junto con unos destellos ahumados fantásticos. Tanto en el meloso como en este arroz la cantidad de trocitos fue muy abundante y también es muy importante destacar una cosa que no suele ocurrir en todos los restaurantes: Los arroces se hacen de forma individual, es decir, que no hace falta pedir a mesa completa el mismo arroz para que pueda marcharse. En nuestro caso a mesa salieron dos paellas de arroz con setas e ibéricos y un arroz meloso. Buena política, muy buena.

Misteri d'Anna coulant, tarta queso, torrija y ticket

Tras el festival de arroces, de raciones muy generosas, llegó el turno de los postres y para que en la mesa todos pudiéramos probar de todo, pedimos tres de las opciones del menú: Coulant de chocolate, Crema de queso con frutos rojos y crumble de almendra y Torrija de pan brioche caramelizada… ¡Madre mía!. Todos fabulosos. El coulant sensacional con potencia de chocolate y corazón mantecoso como corresponde. El cremoso de queso es una original forma de presentar la clásica tarta de este producto y realmente muy atractiva ya que permite al comensal mezclar y combinar los ingredientes a su antojo consiguiendo en boca todo el sabor que tendría el conjunto tradicional. En cuanto a la torrija… palabras mayores: Si a lo delicioso de este dulce le sumamos pan brioche en vez del normal, un extra en forma de golosísima infusión y lo redondeamos todo con un caramelizado del mismo tipo que le pondrías a un crema catalana o a un buen arroz con leche, el resultado es sencillamente sobresaliente. Una delicia jugosa y repleta de sabor y esponjosidad. Lo malo de este postre es que podrías comerte otra y otra y otra… ¡y no pararías!.

Cafés, infusiones y una agradable sobremesa pusieron el punto final a esta comida. El precio final de la misma para 3 comensales fue de 79,20€ (22€ de los menús x 3 más el extra de las 6 zamburiñas) donde hay que destacar que todas las bebidas junto con los cafés están incluidas en el mismo así como las cantidades que tomes. Con esto no quiero decir que uno pueda recrear “Leaving Las Vegas” sino mas bien que sed no vas a pasar y que te van a servir durante la comida todo lo que demandes, otro detalle que si tenemos en cuenta el precio y las virtudes del menú resulta tremendo 😉

Facebook | Twitter | Tripadvisor | Geolocalización en Maps de Google

www.elmisteridanna.com

Restaurante Asiático YAHO en Elx

Recientemente y por motivos de trabajo, los Soci@l Monkers tuvimos que parar a comer sin planificación en Elche/Elx. Mientras recorríamos las calles de esta población y hablándolo con mi socio Alfonso, a los dos nos entró un monazo tremendo de chino, japo, asiático o algo del estilo y ambos coincidimos en que si estuvieramos mas cerca del Ruyi, no lo perdonaríamos, pero era mas bien tarde y esto se nos hacía muy cuesta arriba, además de que el hambre apretaba. ¿La mejor opción? Pues rápidamente me vino a la cabeza un sitio donde alguna vez que otra he comido con ilustres ilicitanos (algunos de adopción) como Cabrera Luengo, Carolus Cocina o Félix Cardona, el Restaurante YAHO, ubicado cerquita de una rotonda y al lado de un Aldi, con lo cual el aparcar se hace bastante fácil

La verdad es que no hay mucho que destacar ya que esta decorado muy recargado con suelo y paredes de madera, alguna fuente de corte Zen y cortinas de bolitas. También comentar que si eres una persona de cierto tamaño, la mesa te va a resultar algo incómoda ya que tiene una listón inferior de madera que hace que las piernas no entren del todo bien y que no acabes de comer totalmente cómodo (ya digo que si uno es mas bien de corte grande). Normalmente pedimos menú del día de 9,95€ (con opción de sushi por 15,95€) pero el que tenía justamente ese no nos acabó de convencer y ojeando la carta vimos uno para 2 personas valorado en 29,95€ (iva siempre incluido) que contenía algún plato mas y nos decantamos por él. Adicionalmente al menú también pedimos 2 sopas tom-yam que a mi personalmente me tienen enganchado. No lo sabía, pero es una sopa típica thailandesa que se hace con leche de coco y es algo picante. En este caso, la hacen con gambita y le incorporan piña también. Yo siempre que voy la pido pero como Alfonso no la había probado, quise pedirla adrede. 

Sopa tom-yam, ensalda, pincho mongol y empenadillas

Y de esta forma dio comienzo el menú, con la sopa tom-yam: Calentita (genial porque el día estaba algo nublado), dulce, picante, con toques de jengibre, dulzor de la piña… como digo, una pasada (es tan adictiva que ya he aprendido a hacerla no tardaré y colgar la receta en el blog). Mientras nos terminábamos la sopa llegaron a la mesa al mismo tiempo un gran bol de ensalada de la casa con surimi, atún, huevo, tomate, zanahoria y que como particularidad tenía que su aliño, en vez de ser la típica salsa blanca china, le había añadido también un poquito de mostaza, lo que le daba un punto extra y original a la misma. También llegó a la mesa con la ensalada un plato de madera con 2 pinchos de ternera estilo mongol. La carne estaba especiada y caramelizada, de sabor buenísima pero terriblemente dura y desagradable a la hora de moder (Esa sensación de que se te quedan trocitos en los dientes constantemente? Pues eso), además, al tener mas comida en la mesa cuando nos los empezamos a comer estaban algo fríos. Todavía estábamos con los pinchos cuando llegó una recipiente vaporera con 4 empanadillas dentro de estilo Dim-Sum acompañadas de soja y salsa agripicante (en la foto solo quedaba 1 ya). Estaban bastante buenas, lo que pasa es que quizá yo no sea el mas indicado para valorarlas ya que este es un producto que puedes encontrar (y que suelo comprar) en los supermercados chinos, que solo necesitan sacar del envase y vapor, por lo que quizá les otorgo poco peso gastronómicamente hablando.

Ternera asada, Fideos chinos, Pato estilo beijing, platano y helado frito, ticket

A continuación nos sirvieron pato estilo beijing (lo que ponía en el menú) con tortitas muy muy finas, sticks de cebolla y pepino, salsa hoi-sin y una cantidad ajustadita para 2 personas de pato crocante. Bueno, calidad normalita, sin mas (ni menos). Cuando retiraron la bandeja del pato nos trajeron unos fideos con pollo, huevo y verduras, que también estaban ricos pero bastante normalitos y un plato rollo tie-pan al rojo donde primero y delante de nosotros, incorporaron un poquito de soja, trozos de cebolla y luego ajos tiernos y ternera con alguna verdura mas. Este plato tenía un sabor intenso y estaba rico. Estábamos bastante llenos pero el dulce es el dulce y en el menú entraban los postres (también 2 bebidas) así que pedimos helado frito (que no sale en la foto) y plátano frito, ambos con miel. Un clásico y típico en estos establecimientos. Con una cocacola adicional para no dormirnos en el camino de vuelta pedimos la cuenta, cuyo total sumó 39,30€. Me gustaría probar nuevos sitios de este estilo en Elx, pero si coincide que tengo que volver a comer allí, pues repetiría sin problemas 😉

A %d blogueros les gusta esto: