Archivo de la categoría: COCER Y CANTAR

A veces me preguntan como hago esta receta o que le pongo a tal o cual plato. En esta subsección iré colgando las recetas y elaboraciones con las que voy experimentando y, oye, alguna que otra se puede comer ;)

Nísperos caramelizados rellenos de paté sobre pan brioche con reducción de Fondillón

Qué gozada el poder tener en la cocina un producto como los nísperos en almíbar Ruchey, de Callosa d’en Sarrià. Digo gozada porque desde la primera toma de contacto me parece que es un producto espectacular. Tradicionalmente el soporte para el níspero en almíbar ha sido la lata, de 425 u 850gr (que se sigue vendiendo), pero mira tú por donde a la mente brillante que está dirigiendo la comercialización y desestacionalización del producto, el gerente de la cooperativa Andrés Llorca, se le ha ocurrido darle a este excelente producto el aspecto externo que merece, y actualmente se puede encontrar también en un vistoso formato gourmet de 370gr (4,39€) consistente en un elegante frasco de cristal transparente, tapa ancha de color aluminio y una estilosa y original etiqueta con forma de hoja que hacen el conjunto francamente atractivo y con un aspecto deseable y apetecible, algo básico si quieres que en un lineal de supermercado o tienda (aunque sea gourmet) tu producto llame la atención, chapêau!

Bote Nísperos Almíbar Ruchey

Lo mejor de todo es que este níspero no se queda solo en apariencia y detrás de un envase precioso lo que vamos a encontrar es un producto único, delicioso, que tiene un precio acorde a su calidad y proceso. (Al contrario que otras frutas en conserva, los nísperos se seleccionan y pelan a mano uno a uno por ejemplo).  Tenía una inminente comida con amigos en la piscina de casa y como siempre, me gusta hacer de embajador de productos del municipio (creo que es bueno que cada uno de nosotros aportemos nuestro pequeño granito de arena en su promoción ya que no en vano, el 85% de la villa vive de la agricultura) y decidí sorprenderles con algo original y me acerqué a la tienda de la cooperativa y adquirí dos botes de níspero en almíbar gourmet, amén de algunos otros productos de esa línea y que en un próximo post os contaré que tal resultado dan.

Entre otros platos, el menú que iba a preparar iba a incluir unos nísperos caramelizados rellenos de paté de ciervo con reducción de fondillón. Es relativamente sencilla de hacer esta receta pero tiene la peculiaridad que necesita de un soplete de cocina, si bien es un artículo muy fácil de conseguir a día de hoy en cualquier ferretería y a un precio muy asequible (15-20€). En mi caso, tengo un angelito gastronómico que se llama Esther Ferrer (Bar L’Era de Bolulla) que me lo dejó para la ocasión (¡Mil gracias!) 😀 Para realizar la receta necesitamos:

Ingredientes (para 6 bocados):

  • 1 bote de 370 gr. de Nísperos Gourmet en almíbar de Ruchey.
  • 125 gr. de azúcar moreno.
  • 1 bloc de paté (cuanta más calidad, lógicamente mejor. Yo utilicé de ciervo porque me lo acababa de regalar mi madre y resultaba muy bueno y original. Con foie esta receta se irá de precio pero también el sabor estará en otra dimensión).
  • 2 rebanadas de pan brioche.
  • 100 ml. del mismo almíbar del tarro de nísperos.
  • 200 ml. de Fondillón.

Lo  primero que haremos será la reducción de fondillón, nuestro vino alicantino por excelencia, decano histórico de la uva monastrell.  Llevaremos un cazo al fuego medio-fuerte al que añadiremos el fondillón, el almíbar y 100gr. de azúcar moreno de los 125 que teníamos preparados. Lo removemos de vez en cuando y dejamos que el alcohol se vaya evaporando y la mezcla se vaya espesando, poniéndose viscosa con una textura cercana a la del caramelo, que es la que buscamos. Hablando de caramelo, no lo he comentado, pero os recomiendo encarecidamente que en cuanto abráis el bote de nísperos en almíbar, os lo acerquéis a la boca y saboreéis el almíbar… ¡por dios que placer!. Punto de dulzor perfecto, nada empalagoso, un sabor delicioso y unas propiedades que dan mucho juego en la cocina, como veis en esta receta, pero también en otros aspectos como la coctelería que os contaré próximamente. 😉

Mientras se termina de hacer y atemperar,  cortamos las rebanadas de pan brioche en 4 trozos de la misma medida (no sobrarán 2) y los tostamos levemente pues simplemente buscamos un punto muy ligero de tueste. Por otra parte, una vez sacados los 6 nísperos del bote de cristal, procederemos a rellenarlos con el paté. Una forma de hacerlo es tenerlo a temperatura muy fría (no congelado) y cortarlo en rectángulos de cierto diámetro de forma que los podamos introducir con las manos a través de la boca del níspero. A poco que manipulemos el paté enseguida cogerá temperatura y permitirá que el relleno se quede lo más compacto posible.

Colocamos las tostas en una bandeja, situamos un níspero encima de cada una de ellas y con el resto del azúcar moreno que hemos reservado, los rebozamos por la parte superior y pasamos a darles un pasada de soplete. El motivo de utilizar azúcar moreno es porque carameliza mucho mejor que la blanquilla ya que su cristalización es mayor (no os cortéis con la cantidad de azúcar). Es bueno también acercar el soplete a la zona donde esté el paté ya que no lo vamos a quemar (ni mucho menos) y ese punto de calor extra le va a permitir adquirir una textura cuajada muy interesante.

Nísperos caramelizados

Una vez hecho todo esto, solo tenemos que comprobar que nuestra reducción de fondillón tiene la textura que deseamos, retirar el cazo del fuego, salsear nuestros nísperos con la misma y esperar un minutito a que el conjunto se enfríe un poquito y el fondillón empape la tosta de brioche. ¿Qué os parece? Seguro que sorprendéis a vuestros invitados con algo original y sobre todo, un sabor riquísimo y diferente. ¡Viva el producto alicantino!.

+ info sobre los productos Ruchey en: http://www.nisperosruchey.com/es/

Tarta 3 chocolates en formato individual

Tarta individual de 3 chocolates

Las ganas que tenía yo de hacer esta tarta. La he visto un montón de veces y había oído que muchísima gente la confeccionaba en casa y al final, terminé animándome. Para elaborarla, he seguido una receta estándar que he encontrado en internet y como siempre me gusta innovar, lo que he hecho en este caso en apostar por una presentación mas práctica y cómoda, ya que va en formato individual en vaso corto, también llamado vaso de ‘zurito’. Una tarta sencilla, resultona y sobre todo, muy fácil de preparar.

Ingredientes (para 12 vasos):

  • 150 gr. de cobertura de chocolate negro.
  • 150 gr. de cobertura de chocolate con leche.
  • 150 gr. de cobertura de chocolate blanco.
  • 600 ml. de nata para montar.
  • 600 ml. de leche entera.
  • 3 sobres de cuajada Royal
  • 150 gr. de azúcar
  • 1 paquete de galletas de café/té Lotus (de venta en Mercadona por 1€ y poquito)
  • 70 gr. de mantequilla con sal en pomada (una buena mantequilla si es posible)

Elaboración:

Aquí también cambié un poco las reglas utilizando para la base, un paquete de galletas Lotus que están caramelizadas. Estas galletas están deliciosas, así que imaginé que con mantequilla aún lo estarían mas y redondearían el conjunto. Se trata de triturar las galletas y mientras derretir la mantequilla en el microondas a baja potencia y en varias fases para no quemarla. Mezclamos polvo de galleta y mantequilla hasta conseguir una masa integrada y cuando la tengamos, la repartimos uniformemente por el fondo de los 12 vasitos, aplastando levemente con una cucharilla para que toda la masa se reparta por igual. Se pueden meter en la nevera si se desea y mas ahora en verano. Ahora tocaría esperar mientras elaboramos las 3 capas de choco. 

Ahhhhh, detalle: Si dejáis un poquito de polvo de galleta (sin mantequilla) aparte, luego os servirá para finalizar cada vasito a modo de cúpula. Es interesante que lo tengáis en cuenta.

IMG_8534

Para hacer las 3 capas de chocolate, todas llevan el mismo procedimiento: En un cazo ponemos el chocolate que toque troceado, 200 ml. de nata, ( que es justo el tamaño de un paquete pequeño) 200 ml. de leche (truco: una vez vaciado de nata, solo tenéis que rellenar el mismo envase con la botella de leche y os saldrá la cantidad perfecta), 50 gr. de azúcar y empezamos a cocer con fuego medio. Cuando notéis que la mezcla está integrada, varillas en mano, incorporáis poquito a poco el sobre de cuajada y sin prisa pero sin pausa no paráis de removerlo. Un minuto y estará listo para retirarlo del fuego. 

Aquí es bueno que sepáis 5 cosas:

1) Al incorporarle la cuajada, la mezcla empezará a engordar a una velocidad de vértigo, así que no os durmáis a la hora repartirla por los distintos vasitos. El tiempo entre chocolate y chocolate no es largo y con que esperéis 15 minutos, la capa anterior ya tendrá suficiente consistencia.

2) Antes de verter el chocolate siguiente, coged un tenedor de puntas muy finas y rascar un poco la superficie del chocolate. Esto ayudará a que la mezcla se quede sujeta entre capa y capa y no afectará estéticamente al postre.

3) En el primer chocolate no pasa nada porque va directamente a la galleta, pero en el segundo, es bueno que cuando lo vertáis encima del chocolate anterior, lo hagáis sobre una cucharilla invertida para que el chorro no perfore el chocolate.

4) Esta, como casi todas las tartas, está mejor cuanto mas tiempo se deja reposar en nevera. Así que si la hacéis un viernes por la tarde, el momento ideal para comérsela (si es que aguantáis) es el sábado a mediodía 😉 

5) Para espolvorear la cúpula de galleta, esperad hasta antes de servir, con ello lograréis que mantenga algo de sequedad que ayuda al contraste y que no se humedezca.

Nada mas, ¡Buen provecho goloson@s :-P!

Pan de queso y jamón serrano

Esta receta es sencillísima de hacer y seguro que sorprendéis a vuestros comensales, ya que el sabor de los panes es totalmente diferente al de un panecillo al uso y además, hipercombinable con cualquier relleno que queráis ponerles dentro o simplemente, comiéndoselos tal y como salen del horno. La particularidad principal de estos panes es que están hechos con harina  P.A.N. Si no la conocéis, es una harina de maíz blanco pre-cocido que se inventó en Venezuela allá por los años 60 y que se hizo para que las amas de casa pudieran saltarse los pasos de pelar, limpiar, lavar, cocer y triturar el maíz.  Actualmente se puede encontrar en la mayoría de supermercados pues es un producto muy popular.

Harina PAN

Los ingredientes que necesitamos para hacer los panes son:

  • 250 gr de harina de maíz pre-cocida P.A.N.
  • 2 huevos
  • 300 ml de leche tibia
  • 50 ml de aceite de oliva o girasol
  • 1 paquete de queso rallado tipo mozzarella o mix de 4 quesos 
  • 5/6 lonchas de jamón serrano desmigado.
  • 1 cuchara de azúcar
  • 1 cuchara de sal
  • 1 pizquita de pimienta (al gusto)

Preparación:

Ponemos a calentar la leche, con 35 seg de microondas a 800w nos vale. Buscamos que esté tibia, no caliente. Mientras, en un bol incorporamos la harina, el aceite, la sal y el azúcar. Cuando la leche esté caliente la incorporamos también al bol y empezamos a mezclar. Cuando tengamos una masa un poquito uniforme, pondremos el queso rallado (yo utilicé un paquete de 4 quesos) y el jamón serrano que previamente habremos desmigado. Seguimos mezclando y finalmente añadimos los huevos, trabajando la masa y buscando como resultado que esta quede compacta. Ahora, vamos a hacer las bolitas. Nos acompañaremos de un tazón con agua del grifo e iremos mojando las manos para facilitar la tarea. Es importante que sepáis que este pan no sube de tamaño, por tanto, el volumen que tengan las bolas es el tamaño que finalmente tendrá el pan. Este es el resultado antes de hornear:

Masa para hornear

Nada mas, metemos en el horno nuestros panes y con 190º en unos 15-18 minutos estarán listos. Yo la posición que utilizo es la de calor por bajo y ventilador. Seguramente en cuanto salgan estaréis tentados de pegarles un bocado porque huelen fenomenal 🙂

Panes de queso y jamón serranoBueno, y poco mas. Con las cantidades que os he facilitado salen 12 panecillos de un tamañico apañado que como os comentaba al principio, le van a gustar a todo el mundo y que si queréis podéis también rellenar. Estos de la foto se comieron mitad así como los véis y mitad rellenos de queso curado de oveja manchego, un poquito de jamón serrano en loncha y AOVE ecológico de arbequina marca DeOrtegas, para rizar el rizo… ¡que aproveche! 😉

 

A %d blogueros les gusta esto: