Archivo de la categoría: VISITE NUESTRO BAR

En esta sección os iré contando aquellas experiencias gastronómicas que, por alguna buena razón, merezcan la pena ser compartidas, porque como dice mi madre: ‘en esta vida de todo se aprende’ ;)

NYAM CASUAL SEAFOOD en Benidorm

Aún estamos relamiéndonos. Que necesario era contar con algo así en Benidorm y en Alicante. Y en el Levante. Y en donde imaginéis. Claro, yo jugaba con algo de ventaja ya que sé que detrás de este proyecto está la mano del grandísimo David Ariza, y conociendo el nivel gastronómico y talento privilegiado que alberga esa cabecita, es imposible equivocarse. Os pongo en antecedentes: Un grupo de amigos quedamos el pasado sábado para hacer mañaneo y tardeo con la excusa del partido de la final de fútbol. Al comentar dónde podríamos comer, yo recordé una promoción 2×1 muy interesante (que os adjunto al final del artículo) que había visto en internet y que al mismo tiempo, refrescó las ganas de probar este sitio del que algunos conocidos ya me habían hablado y del que mi hermano, que también me acompañaba y es cocinero profesional, solo tenía adjetivos positivos. Lo propuse y la opción, despertó curiosidad y fue respaldada. Un nuevo reto gastro se nos ponía por delante 😉

El Nyam Casual Seafood se auto-define como un concepto innovador y que defiende el origen de lo que comes, que por cierto es algo diferente y, quizás, a lo que no estás acostumbrado: Pescado. Si, no lo leas poniendo cara rara que a mi me pasaba igual 🙂 Tiene todo el sentido del mundo y además, toda la legitimidad y coherencia. Es un proyecto diferente, pero sobre todo, muy valiente que nace de pescadores que se han organizado en una asociación llamada OPP60 (Organización de Productores Pesqueros) de las cofradías de Dénia, Xàbia y Calp y que en la actualidad cuentan con una flota propia de 60 embarcaciones de arrastre, traíña y artes menores, que faenan en el Mediterráneo.

Si el proyecto es bueno, la idea es aún mejor: ¿Porqué no plantear un concepto ‘fast-food’ ‘easy-food’ ‘casual-food’ o ‘comotedelagana-food’ con pescado? Si se hace con carne… ¿porqué no podría funcionar con productos del mar de la mejor calidad y recién bajados de la barca? Se que suena extraño pero en boca no solo no es raro, sino que es exquisito. Para ayudar al lanzamiento de este concepto se han fusionado 3 aspectos básicos: Por un lado, un logo, imagen, local, etc… sensacional. Divertida, fresca, marinera… muy chula y además, pensando en el concepto ‘take away’ o ‘para llevar’ con un packaging acorde. Por otro, la materia prima no podría tener un origen mas certificado y fresco: Pescado de cofrafía. Y por último, una cocinero irreverente y creativo como David que le da el punto original y canalla a la oferta gastronómica. Comida con un aspecto impecable, platos atractivos, formatos amigables y el pescado sin espinas para los ‘delicaos’ y ‘tikismikis’ como el que escribe. Mollitas jugosas, tiernas, sabrosas… deliciosas.

Carta | Menús

Una carta como la que podrías encontrar en cualquier ‘burguer’ al uso, pero con una calidad que se sale de la gráfica. Con una base de pescado blanco, azul y sepia, disponemos de ensaladas, wraps (rollos rellenos), conos, hamburguesas, platos, acompañamientos, salsas, menús y postres. Una oferta gastro que permite además multitud de combinaciones. 

Como he comentado, nosotros nos decantamos por menús ya que era la mejor opción para probar mas variedad con la ventaja añadida de hacerlo en modo 2×1. La verdad, todas las elecciones fueron sensacionales. Son platos de un tamaño considerable, donde, además de la elección principal, puedes elegir distintos acompañamientos como chips vegetales o marinos. Los vegetales son cortes muy finos de verduras fritas al estilo de una patata de bolsa, mientras que los marinos son pieles de pescado fritas a modo de cortezas. Si nunca los habéis probado es algo que probablemente creáis que no os va a gustar, pero os adelanto que con los ojos vendados, en la boca os costaría diferenciarlos. Están riquísimos. También se puede elegir entre patatas, que no son fritas, son patatas baby (que no encontrarás en ningún fast-food al uso) y lunas de boniato, que son tiras de este tubérculo al horno. De igual forma podemos acompañar con salsa tártara, de algas, mediterránea, oriental o picante. 

Sinceramente, nos encantó. Nos fascinó lo que allí se estaba ‘cociendo’. Si hablo en primera persona, yo pedí el menú con hamburguesa Carmen Doble Omega con sepia rebozada, crema de aguacate, algas, salsa mediterránea, tomate seco, mozzarella y cebolla crujiente. Absolutamente memorable. La sepia se deshacía de tierna que estaba. El rebozado perfecto sin rastro de aceite y la mezcla en la boca junto a la cremosidad del aguacate y el queso mozzarella era grandiosa. No me quiero olvidar de un detalle al que parece que no se le dé importancia, pero la tiene y mucho: El pan. El de estas hamburguesas es multicereal suave, tierno pero consistente. Es un gran pan que acompaña perfectamente y, además, con cuerpo, evitando que llegue un momento en que se deshaga y los ingredientes se desparramen por el plato. Lo digo con conocimiento de causa porque esta hamburguesa me la disfruté pacientemente bocado a bocado (algo raro en mí) mientras salseaba las chips y el boniato probando varias salsas y allí que aguantó perfectamente. Hablando de salsas, todas sensacionales: La tártara en su punto de acidez, la mediterránea espectacular con el tomate seco, la oriental con recuerdos a soja, la picante (que no pica) los tiene a mostaza wasabi (me gustó especialmente). Se nos quedó ‘en el tintero’ la de algas, pero volveré y la probaré. Por cierto, detallazo de la casa: Cómo éramos 5  en modo ‘2×1’ se ofrecieron  a servirnos un 6º menú completamente gratis para que nos lo lleváramos o simplemente para compartirlo allí. Elegimos el plato con ceviche, riquísimo también aunque yo le hubiera añadido algo mas de picante y sal. Este detalle es de agradecer y muy honesto por parte del establecimiento.

En fin, muy bien comidos y con un hueco ‘in extremis’ para el dulce, terminamos por todo lo alto añadiéndole al menú un postre ‘por todo lo bajo’ porque por tan solo 1€ adicional, pudimos tomarnos un ‘iceberg’ que sería algo equivalente a lo que en otros locales se conoce por ‘Sundae’ o ‘Sandy’. Helado con un topping a elegir y frutos secos. El final perfecto llegó con un limonchello y un ticket de cuenta épico: 45€. 

Nos conquistó, y no era sencillo. Lo hizo porque es un formato que merece la pena y que tenemos que ayudar a que salga adelante. Que pescadores hayan decidido dar un paso al frente y liderar un proyecto hostelero de este calado en un pueblo tradicionalmente pesquero como Benidorm es algo que no debemos dejar que se diluya. Es original, divertido, económico y gastronómicamente impecable. Dadle una oportunidad y os aseguro que lo recomendaréis y volveréis con amigos. Ellos se lo han creído y yo creo en ellos. Os gustará. 

Nyam Casual Seafood

C/ Esperanto, 4 – Benidorm | T. 865 515 754

De 10:00h a 00:00h (sin cierre).

Web | Facebook | Instagram | GoogleMaps

TAPAS Alicante

Lo reconozco. Si, de entrada. Lo siento pero si tengo que hablaros de TAPAS Alicante me cuesta ser objetivo. Esto es mas sencillo de entender si conocéis a Javi Molina y a Juan Ramón García, dos profesionales extraordinarios solo superados por su calidad humana. Celebramos una comida de trabajo recientemente y la idea del menú diario TAPAS es lo suficientemente atractiva como para no nos quepa duda de donde tenemos que acabar ese mediodía. Desde que no lo visito, la terraza, durante mucho tiempo gran baluarte de este sitio, se ha visto complementada con un local anexo al original y que le ha dado literalmente vida al TAPAS. Espacio, mesas y, sobre todo, una cocina (¡por fin!) donde poder desenvolverse con soltura mas allá del metro cuadrado del que el pobre Javi disponía anteriormente y donde, sin embargo, hacía verdaderas maravillas. Es decir, que os podéis imaginar ahora todo lo que aquello da de sí. 

Menú, aperitivo, vermut

Os relato el Menú Tapas x 15€ disponible de L a J y las sensaciones de cada propuesta:

  1. Detalle de la casa: Un poquito de jamón y unas patatas a la española (con alioli y perejil). Jamón cortado al momento y la patata buenísima y fresquita.
  2. Pan, Tomate y Alioli: Abundante. En todos sus componentes. Pan levemente tostado e ideal si eres un ‘ansiaviva’ para saciar el hambre mientras esperas el resto del menú.
  3. Ensaladilla Rusa: Sabor extraordinario. Buena porción. Con regañá. Con arte y con sus trocitos mas enteros que desmenuzados, como a mi me gusta 🙂
  4. Samorejo: Cazuelita muy apañada donde disfruté muy mucho de una textura acertadísima, de sus virutas de jamón y huevo y de un sabor donde el ajo es el protagonista pero que no llega a saturar. Fresquito, se hizo de querer tan rápido que casi no sale en la foto. 
  5.  Croquetón de boletus y de Gamba Roja: Esto, no estaba en el menú pero era demasiado tentador como para dejarlo escapar. Javi ha demostrado con creces ser un especialista en croquetas pero, lo que probamos aquel día, se saldría de la gráfica en un universo paralelo con planetas en forma de croquetas, meteoritos de pan rallado y mares lunares de bechamel. Sublimes. La de Boletus está acertadísima. En sabor y cremosidad. Tiene una untuosidad magnifica y el rebozado es crocante y no aceitoso, cosa que se agradece. Está riquísima pero esta croqueta tenía un problemón: Fue servida junto a la de gamba roja y de esa forma, pasó inmediatamente al banquillo de los sabores y recuerdos gustativos porque estamos hablando de algo realmente soberbio y descomunal. Darle un bocado a la croqueta de gamba roja es teletransportarse ipso facto a una lonja de pescado. Literal. Tiene tal cantidad de aromas y sabor concentrado que la primera sensación es pensar que estas en la cubierta de un pesquero en Dènia (por ejemplo) viendo como sacan las gambas del fondo marino. Es un sabor PURO. Espectacular. Claro, cuando conoces un poco la letra pequeña de la misma te das cuenta de que no es fruto de la casualidad. El trabajazo que le supone a Javi poner en circulación semejante joya es de órdago y un dato: La masa lleva más de 2 kilos de gamba roja manufacturada… ¡ahí es nada!. No siempre están disponibles y no es de extrañar, es muchísima labor la que llevan detrás. Por otra parte, Juan Ramón tuvo la gentileza de jugar con nuestros sentidos y sin decirnos de que eran, nos dio a probar 2 masas de croquetas. Una costó algo mas de sacar, la tradicional coca de tonyina (que original),  y la otra salió inmediatamente y por la puerta grande ya que era de un suculento Rabo de toro :).
    Ensaladilla, Salmorejo, Pan y Croquetas
  6. Brocheta de Queso Frito: Esta si que no sale en la foto porque voló a la velocidad de la luz. El queso estaba frito como Dios manda (se nota la mano manchega de Javi) y además, el queso que utiliza es ideal para la fritura ya que mantiene sus consistencia y no se desmenuza. Ni rastro de aceite por cierto, cosa que se agradece.
  7. Pulpo a la plancha: Servido sobre una camita de suave puré de patata. ¿El pulpo? Extraordinario. De primerísima calidad. Gelatinoso, levemente braseado y su puntito de sal y pimentón, como debe ser.
  8. Miniburger de ternera: Sensacional y acompañada de patatas fritas caseras. Carne de ternera de alta calidad. Buen pan y buen aderezo. El tamaño es el bocado exacto que creo que se necesita llegado a esas alturas del menú donde el hambre ha dado paso a la mas pura gula. Muy recomendable.
  9. Postre casero con Flan de carajillo o Brownie con Helado de vainilla: Tuve la fortuna de poder probar ambos. Lo primero y mas destacable es, precisamente, que son CASEROS. Algo que por desgracia y por comodidad de muchos gastrobares, no suele ser lo habitual. Se nota mucho además esta cualidad. Respecto al flan, destacaría la cremosidad del mismo, su acertado sabor y el caramelo rollo bayleis que ejerce de salsa, y tened en cuenta que esto lo dice una persona a la que el café no le gusta. Por otra parte, el brownie fue gloria bendita. Sabor, sabor y sabor a chocolate, muy parecido al que te deja una galleta Oreo y la calidad del helado de vainilla, excelente. Sinceramente, un fin de fiesta fantástico.

Pulpo, Queso, Burguer, PostresLa verdad, me parece bastante increíble encontrar un menú del día tan completo y con esta relación calidad-precio en pleno centro de Alicante. Garantizo que no te quedas con hambre (y lo dice precisamente un tipo que se caracteriza por ser portador del don de la eterna digestión) y que, con una bebida incluida en el mismo, es una apuesta segura. En cuanto se me presente otra oportunidad, volveré a probarlo, sin duda, pues esta gastronomía de calidad y honesta siempre conquista el estómago, pero también el corazón 😉

TAPAS Alicante

C/ Felipe Bergé, 3 – Alicante | T. 965 14 50 95

Facebook | Instagram | Google+

Vinoteca Taperia LOS CHALAOS en La Cala de Finestrat – Villajoyosa

La verdad, fue pensat i fet (pensado y hecho). Gracias a ese invento tan majo de las redes sociales y a dos fantásticas amigas como son Carmen y Covi, pude recientemente ver alguna publicación referida a este nuevo local, Vinoteca Tapería Los Chalaos, ubicado en la conocida zona de “La Cala” para los que somos nacidos en Benidorm. Al comentarle el hallazgo a mi hermano Alex, cocinero de profesión y vocación y que vive por la zona,  no solo no tuvo dudas si no que además ejerció de motor de propulsión: “¿Cómo? Ya estamos tardando” fueron sus palabras y allí que nos presentamos un miércoles cualquiera. Hay que precisar de que hablamos concretamente de la zona conocida como La Cala de La Vila Joiosa o La Cala de Finestrat. ¿Un poco lioso, no? Os explico: La línea es muy muy delgada y los municipios de Finestrat y La Vila Joiosa comparten una zona de costa con playa y hostelería. Una zona donde depende a quien preguntes y donde lo hagas, siempre habrá división de opiniones, al igual que de términos municipales. El caso es que Los Chalaos están bien definidos en su ubicación y esta pertenece a La Vila Joiosa. De hecho, es una zona magnífica, relativamente nueva, en continuo crecimiento, donde es moderadamente fácil aparcar y donde se están multiplicando los locales de ocio gastronómico, lo cual es una buenísima noticia. ¿Señal inequívoca de que las cosas van mejor y que la hostelería le ha dicho adiós a la crisis? No, y ojito con este tipo de creencias y afirmaciones porque los lobos siguen por aquí (y lo que les queda) llevando pieles de cordero. No, lo que realmente significa es que hay gente que aún cree en que hacer las cosas de otra manera es posible, gente que en este bendito país tiene el valor de emprender, personas con una filosofía clara de trabajo y de forma de afrontar un negocio, gente que cree en el producto de temporada, producto local y que además, presume y hace patria de ello. En definitiva, gente a la que otra gente consideraría “chalada”, y mira por donde y sin proponernoslo, intuyo que hemos descubierto una pista de donde viene el nombre de esta nueva y singular taberna/tapería/gastrobar/vinoteca (los sinónimos os los dejo a vosotr@s 🙂 ) que Isabel y Abdon han decidido poner en marcha hace apenas un mes. 

Chalaos1Oskar9XPues allí que nos plantamos el par de dos :). El local no es excesivamente grande pero está muy bien aprovechado, teniendo como punto fuerte la zona de retranqueo o terraza ya que el espacio interior es limitado y está ocupado por una amplia barra, mesas o toneles altos para tapear de manera informal y una original y atractiva estantería donde podemos encontrar una amplia selección de referencias de vino que también podremos comprar a modo de tienda. Vinos a precios sensatos por cierto, que incluyen uvas y denominaciones en tendencia, modas, valores seguros y los nuevos descubrimientos que desde el local vienen haciendo periódicamente y que nos facilitan la vida a los clientes que queremos dejarnos llevar, descubrir y ser sorprendidos pero disponemos de poco tiempo para la investigación: Tranquilos, ell@s lo hacen por nosotr@s. Alex y yo llegamos pasada la media mañana y con una sed de vikingos, pero aguantamos las ganas de refrescar el gaznate y nos presentamos y saludamos a Abdon, una de las caras (y barbas) visibles del local que nos ofreció una sonrisa y una mas que cordial bienvenida mostrándonos el espacio, ejerciendo buen hacer, química y amabilidad desde el primer segundo. Detalles. Marcan la diferencia y revelan las ganas del hostelero de dejar su estilo personal y propio. Bravo.  Una vez sentados en una cálida mesita de la terraza (cálida de confortable, no de temperatura, que era estupenda 🙂 ) pedimos dos pintas siendo la cerveza de grifo de la casa Estrella Damm, que no es precisamente de nuestras referencias favoritas, pero sí igual de eficaz cuando uno tiene sed. La primera sorpresa llega con ellas: Vuelven las tapas con la bebida… ¡y por la puerta grande! Parece un tema baladí pero no lo es. El maltrato y tiranía que el hostelero de Benidorm y litorales ha ejercido en el concepto “de algo que acompañe a la bebida” ha sido devastador. Y lo dice uno que ha visto y padecido de todo: Por ejemplo, tomarse una caña en primera línea de la Playa Levante, pedir unas aceitunas “o algo para acompañar”, ponerte la clásica loza ovalada con 8 aceitunas (contadas, no caben mas tampoco) y cobrarte 2€ de caña y 1,20€ de las olivas. Con ejemplos tan sangrantes comprenderéis que es una auténtica hemorragia de placer que, ya no solo que no tengas que demandar tu algo, sino que además, sea de una calidad tan destacable como lo que acompañó nuestras pintas, que fueron 2 mini-hamburguesas, donde pudimos comprobar ( y se nos explicó) que todo era casero. Todo. Que importante esto.  Pan sabroso con un crocante de maíz tostado (por desgracia, el calor del horneado hace que el efecto crujiente se pierda) y carne de calidad, jugosa, especiada de forma impecable y excepcional, tanto, que desde el primer bocado nos llamó la atención ya que nos recordó al aderezo que se le pone a los pinchos morunos, pero no los industriales color naranja butano, no, a los pinchos morunos de calidad. Un sabor lineal que no saturaba el paladar y que le aportaba el equilibrio justo a la elaboración. El idóneo. Algo que permitió disfrutar cada bocado. Esto del equilibrio o ‘la justa medida’  y la calidad no debe pasar desapercibido, pues es una seña de identidad de la casa y conforme sigáis leyendo entenderéis el porqué de mis palabras.

Chalaos2Oskar9XNo buscábamos nada y lo encontramos todo. Realmente y por las horas nos apetecía mas seguir en modo tapeo/ración que ir a comer en plan “formal” y resulta que para comulgar con esta filosofía, Los Chalaos son ideales. Ell@s siempre te acompañarán las bebidas con una tapa soberbia, pero es que además, disponen de cumplidas elaboraciones del día y según mercado en formato ración que pueden completar perfectamente una comida. Estas están actualizadas en las pizarras del local y en número no son ni excesivas ni tampoco limitadas, guardan un buen término medio. Cómo no, nos dejamos aconsejar y entre las sugerencias que nos hacen encontramos dos que nos conquistan de inmediato y allá que las pedimos junto a dos pintas adicionales, que llegaron a la mesa junto a dos nuevas tapas: Revuelto con calabacín cocido sobre salsa de queso. Un bocado sublime. A ver, es algo que yo como ración no pediría porque la verdura y servidor nos queremos lo justo pero reconozco que como tapa es la mar de original y eficaz: Una rodaja de calabacín que se deshace sobre una suave crema de queso, todo ello coronado con un revuelto. Una tapa resuelta perfectamente y una forma original de darle salida al calabacín. Terminándolas estábamos cuando llegó a la mesa una de las raciones: Cazón en adobo. Simplemente espectacular. Delicioso. El tamaño es ajustado pero su categoría lo compensa. Como aspectos muy muy destacables caben la frescura y calidad del pescado, que es imbatible, por otro lado el rebozado, acertado en grosor, en un punto perfecto a mi parecer y nada aceitoso y cómo no, el sabor del adobo, realmente magnífico y vuelvo a lo de antes: Equilibrio. Si, porque estaba pero no saturaba. Sabía a cazón en adobo y no a adobo de cazón, creo que me explico. A este plato mi hermano y yo le hubiéramos puesto un pelín mas de sal, pero sinceramente no es algo ni reseñable ya que en casa somos muy ‘salaos’ y yo creo que si fuera por nosotros, le poníamos sal hasta a la pasta de dientes 🙂 

Chalaos3Oskar9X

En un ambiente agradable y de complicidad, llegó a la mesa la segunda ración: Albóndigas con salsa de cereza. Sorpresón mayúsculo y vuelta al “equilibrio”. La carne estaba arrebatadora. Jugosa, especiada en su justa medida (recordando a la misma masa picada de las mini-burgers anteriores) pero ¿y la salsa? Excepcional. Sobresaliente. ¿Sabía a cerezas? Si. ¿Las cerezas se comían el sabor de todo? No, y es por ahí por donde viene el mérito. A la hora de hacer un plato así es muy fácil caer en la tentación de acompañarlo de una salsa rojiza que sea prácticamente el resultado de hacer un puré de cerezas en una licuadora o thermomix, pero no es el caso. Aquí la cosa está muy trabajada de forma que todo el plato se complementa de sus elementos, los equilibra y el conjunto gana en sabor. Realmente sensacional. En fin, en esta fiesta del paladar yo notaba que nos faltaba algo para terminar y alcanzar cumbre cual escaladores de ocho miles y de reojo, había visto en la pizarra unas Costillas a la Miel que me llamaron la atención, así que las pedimos. Para acompañarlas, también decidí solicitar una copa de vino tinto y sabiendo que se trabaja con referencias alicantinas (grandísima noticia), entendí que era buen momento para hacer de Raphael y pedir un “Scandalo”. Una nueva referencia de Bodegas Vinessens de Villena 100% Monastrell. Destacaría su color vivo y que es un vino sencillo, fácil de beber, y a la vez, demuestra potencial dejando recuerdos a aromas frutales. Recomendable. Con el vino, por cierto, llegó una nueva tapa: Costrón frito con ensaladilla. Eficaz si tienes hambre pero floja si la comparas con el resto de las tapas probadas. La ensaladilla es mejorable desde un punto de vista de textura y acabado. Yo personalmente aligeraría la mezcla, daría mayor protagonismo a los ingredientes, a la mahonesa y la liberaría del elemento frito tipo pan de gamba, incorporándole algo como unas tejas de yuca o batata si lo que queremos es sorprender con un elemento diferente y crocante. Tan solo es una opinión personal. Soy un gordo aficionado al buen comer y mas que sentar cátedra, lo que me gusta es sentar trasero, disfrutar de la buena mesa y opinar: Siempre con el máximo respeto hacia el hostelero y de forma constructiva, pues creo en ello. Las costillas llegaron a la mesa y la monopolizaron. No era para menos. Un espectáculo visual de 4 trozos (son 3 pero la presentaron en 4 al ser dos comensales, nuevo detalle, como el de hacer pares el número albóndigas) y que solamente por los ojos ya nos conquistó. Costillitas golosina. Nacaradas. Brillantes. Lacadas. Dulce ámbar. Con un aroma apetitoso y un sabor… ¡que sabor! Nuevamente volvemos a los orígenes y rescatamos la palabra clave de la experiencia: Equilibrio. Sí. Estábamos disfrutando de unas costillas a la miel, con el sabor exacto y preciso de este dulce elemento. La protagonista siempre fue la costilla. Elegante y contundente en boca. Una carne que se despegaba del hueso con un mínimo esfuerzo al tocarla con los cubiertos. Carne de calidad, bien cocinada, de exquisito sabor y acertado braseado. ¿Y la miel? Pues resulta que no hablamos de cualquier miel, estamos hablando que estas costillas están aderezadas con miel de Francisco Ivars, uno de los mejores (por no decir el mejor) apicultores de la vecina Callosa d’en Sarrià, cuyas mieles están alcanzando fama internacional y no es para menos. Isabel, la otra mitad “chalada” salió de la cocina para explicarnos este aspecto y yo les animé a que, si utilizaban una miel de ese calibre en sus elaboraciones, merecía la pena que lo pusieran en la pizarra ya que, no solo están utilizando un producto local Km.0, sino que además están gastando un producto premium y los clientes deben de saberlo. 

Tras una agradable sobremesa esta visita llegó a su fin. La cuenta ascendió a 40,30€. Llegados a este punto, debes de saber a qué vas a este establecimiento y ser consciente de que tu ticket irá en consecuencia. Si tu intención es beber y tapear, ahora ya sabes que todas las bebidas van acompañadas con una excelente tapa a criterio del establecimiento. Si tu intención es comer/cenar, la cuenta se irá algo mas de precio, pero debes de tener claro que el motivo está justificado ya que en Los Chalaos se apuesta por la calidad frente a la cantidad, por la honestidad frente al “todo vale” y  por el buen hacer personal en vez del “hagamos lo que hacen todos y seamos uno mas”, y eso, se nota y mucho. Me gusta. Nos gustó. De hecho, Alex ya ha vuelto un par de veces mas. Yo también volveré, y no lo haré solo. Los sitios así merecen ser compartidos con gente a la que se quiere 😉 Enhorabuena.

Vinoteca Taperia LOS CHALAOS 

Avda. Rosa de los Vientos, 17 – La Vila Joiosa

Facebook | Twitter | Instagram | Google Maps 

A %d blogueros les gusta esto: