Pintxo Garzía | Thermo & Me

El rey de cualquier tapeo es este pintxo vasco al que los oriundos de aquella zona llaman txaka. Con este no sueles arriesgar, está bien rico y se presenta de muchas formas. En Benidorm y nuestra zona de ‘vascos’ hay un establecimiento que lo sirve dentro de pimiento del piquillo y está realmente delicioso.

Yo he querido ir un pasico mas allá, me he recreado y he hecho mi propia versión (de ahí la tontuna del nombre) que en este caso, aporta como novedad el utilizar varios elementos que ellos habitualmente no usan como son las cebollas encurtidas, el queso, las guindillas o la mayonesa a la mostaza antigua. Es rápido y sencillo de hacer y os sacará de mas de un apuro en las inminentes cenas/saraos de este verano. Palabrita de Garzía 😀 

Lee el resto de esta entrada

Anuncios

Ajoblanco de coco, langostino y pieles de mar | Thermo & Me

Menudo invento la gaseosa… ¡digo la Thermomix! Estoy gozando cosa fina el artefacto. Os recuerdo la historia: Vorwerk me ha dejado unos meses el aparatico (concretamente una TM5 con el accesorio WiFi Cook-Key de recetas online Cookidoo) para que lo trasteé y os vaya contado cosas sobre todo lo que puede dar de si. Y la verdad, el cacharro da de sí cosa fina. Cosas finas mas bien, porque ya me lo habían advertido pero la primera bofetada de realidad que me he llevado es que he podido constatar que en lo referente a texturas de sopas y cremas, la Thermomix no tiene quien le haga sombra y los resultados son eso, finos finos fipilipinos. Se suma a esta afirmación que recientemente pude hacer esta misma receta con una batidora de brazo de las que todos tenemos en casa y claro, noche y día, sol y sombra, ying y yang, Batman y Superman… vamos, que no ha habido punto de comparación. 

Esta es la primera thermo-receta que publico. Es la primera de muchas pero la idea es salirse un pelín del tiesto porque, si ya está inventada… ¿que aporto yo? Pues soy partidario de la irreverencia y de experimentar, así que me he propuesto hacer cosas distintas y variaciones a todo aquello que me vaya pareciendo sugerente y digno de ser compartido. Con esta idea nació el Ajoblanco de Coco, Langostino y Pieles de Mar, la de romper un poco la tónica del clasicismo y aportar un punto diferente a este veraniego y refrescante plato. Por fortuna, he podido contar con unos conejillos de indias de lujo que han sobrevivido, me han dado feedback y ya os anticipo de antemano que ha gustado mil 🙂

Lee el resto de esta entrada

iRinger o como poner fácilmente desde Windows un tono de llamada personalizado en tu iPhone

La verdad, que bien me hubiera venido leer en algún momento un post como el que os estoy escribiendo. Si. No se trata de ser mas hábil o tener mas conocimientos. El problema radica en que todas aquellas bondades que te vende Apple sobre la facilidad y fluidez de su sistema operativo iOS frente al del estándar Android y, que por otra parte son ciertas, se van a tomar por saco cuando hablamos de iTunes, que es como diseñar una interfaz incómoda, anodina y egocéntrica para gestionar un dispositivo. Esto, para empezar, no es nada justo y además, mucho menos compresible. Resulta que podrías llegarte a gastar mas de 1.000€ en un teléfono y… ¡volverte loco y parecer imbécil para ponerle como tono de llamada la canción que te gusta! ¿En serio? Pues sí, es tal que así. Si habéis tenido alguna vez un terminal Android sabréis que si lo pinchas a un PC, te lo detecta como un disco duro externo, te abre carpetas y que solo tienes que arrastrar cualquier archivo .mp3 que poseas para que luego desde el terminal puedas seleccionarlo como tono de llamada. Y ya está. Sencillo y aséptico. 

¿Y Apple? Nooooooo, ni pensarlo. Para ellos no es bastante el pastizal que te cobran por cada terminal sino que además, les gusta añadir ganancias adicionales ‘facilitándote’ el que te puedas poner tu tono de llamada favorito pasando por la iTunes Stores y comprándolo a 1,5€ la pieza de 30 seg. (que es la máxima duración que puede tener el tono). Sinceramente, a mi todo esto me parece algo vergonzante y se ve multiplicado en complejidad si, además, en vez de con Mac trabajas con Windows, porque entonces la operación de elegir un tono de llamada se convierte en algo kafkiano. ¿Opciones? Pues varias. Entre otras puedes seguir tutoriales que te indican como subir canciones a iTunes para convertirlas a formatos compatibles .m4a, para después cambiar la extensión a .m4r, para después eliminar las canciones originales, para después sincronizar y que con suerte te reconozca el tono. También, puedes acudir a webs de descarga de ringtones y cruzar los dedos para que allí no haya spam, ni virus, ni troyanos, que se encuentre la canción que te gusta con el fragmento, la duración y calidad que necesitas o… o nada. Desesperarte y ponerte de mala leche preguntándote como es posible que algo tan lamentable sea real hasta que te encuentras con la solución: iRinger (pulsad para acceder a descarga segura y libre de malware).

Lee el resto de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: