Archivo de la categoría: COCER Y CANTAR

A veces me preguntan como hago esta receta o que le pongo a tal o cual plato. En esta subsección iré colgando las recetas y elaboraciones con las que voy experimentando y, oye, alguna que otra se puede comer ;)

American Strawberry CHEESECAKE o Tarta de Queso y Fresa estilo americano

American Strawberry Cheesecake

Hacía tiempo que me rondaba la idea de poder hacer esta tarta y en una reciente visita a Alicante donde comí con amigos, la pude probar en un céntrico restaurante y me encantó, así que con la excusa de poder repetir ese sabor me puse manos a la obra. Originalmente, esta tarta se elabora con una masa equivalente a la masa quebrada pero yo no tenía ingredientes suficientes para hacerla ni tampoco congelada (en casa la solemos tener para elaborar Quiche Lorraine) así que la sustituí por medio paquete de galletas estilo ‘digestive’ que me estaban esperando en la despensa 😉 

Ingredientes (para un molde de 26cm).

  • 175gr de galletas tipo ‘Digestive’.
  • 80gr de mantequilla asturiana (temperatura ambiente)
  • 250 grs de azúcar.
  • 800 gr de queso crema o requesón (mejor queso crema).
  • Una cucharada de esencia de vainilla.
  • 60gr de harina.
  • 4 huevos (5 si son muy pequeños)
  • 200ml de nata al 35% MT.
  • Ralladura de una naranja pequeña y un limón pequeño (solo la piel, nada de blanco).
  • Confitura de fresa (mejor casera pero si no puede ser, la de Hero ‘fresas jugosas’ está buenísima, así que la ‘de temporada’ supongo que estará aún mejor).

Elaboración
Si os fijáis en la cantidad de ingredientes que pongo deduciréis enseguida que es un tarta ‘contundente’ y no os faltará razón. No es la típica tarta de queso con arándanos de textura liviana, esta es un pastel de queso mucho mas cuajado, pero también cremoso y con un sabor excepcional. Empezamos pre-calentando el horno a 150 ºC y rallamos la piel de la naranja y el limón.

Ralladura de naranja

Posteriormente pulverizamos las galletas con ayuda de un mortero o un robot de cocina si queremos ahorrar algo de tiempo.

Machacamos las galletas

Después de esto, le incorporamos al polvo de galletas la mantequilla que teníamos a temperatura ambiente, mezclamos muy bien y con paciencia y repartimos la masa resultante por el fondo del molde (encima de un papel de horno que habremos puesto). No hace falta poner por los laterales.

Masa galletas en molde

Ahora, incorporamos a un bol la crema de queso, el azúcar, la harina, la nata y las ralladuras de limón-naranja y la esencia de vainilla.

Ingredientes preparados para batir

Batimos hasta obtener una mezcla que notemos muy ligada y es importante evitar el incorporar aire dentro de la misma tras el batido.

Masa ligada

A continuación añadimos los huevos uno a uno. No incorporaremos el siguiente hasta que no este bien mezclado del todo el anterior y así hasta completar los 4.

IMG_4658

Añadimos el relleno al molde y horneamos a 150 ºC durante 1 hora y 20 minutos en modo calor de ventilador.

Preparado listo para hornearse.

Y este es el resultado. Lo del aire en la masa os lo comentaba porque cuanto menos tenga menos agrietada os saldrá (es la idea). Luego dejamos enfriar dentro del horno todo lo que podamos (un par de horas está bien y el objetivo no romper la cadena de calor y evitar que se raje).

Pastel recién horneado¡Y ya está! Solo nos resta quizás lo más difícil que es tener la suficiente paciencia como para no comérsela demasiado rápido ya que, al igual que la tarta de manzana, cuanto más tiempo pasa, mejor está. A la hora de servirla la acompañaremos con la confitura de fresas y os doy un pequeño truco: Normalmente la confitura de bote está muy solidificada o cuajada y es difícil de servir. Esto lo solucionaréis rápido si ponéis en otro bote vacío o vaso un dedito de agua y vais incorporando y mezclando confitura hasta encontrar la textura líquida a vuestro gusto. Lo podéis hacer con total tranquilidad y además no altera el nivel de dulzor por muy líquida que la dejéis. 

En fin, ahora que uno se debería poner a dieta aquí estoy yo colgando estas tentaciones. Por cierto, mirad que ojitos le pone a la tarta mi hijo Leo, no se a cual de los dos se nos cae más la baba, que pena que con 3 mesecitos todavía no pueda probarla… ¡Buen provecho y ya me contáis! 😉

Leo y papá poniéndole ojitos a la tarta

 

Anuncios

Salsa Blanca o aliño para la ensalada china

Esto es algo que os debía desde hace tiempo y es que, sois muchos los que me habéis preguntado si sabía como hacer la famosa y adictiva salsa blanca de la ensalada china que sirven en los restaurantes chinos. La respuesta es que sí, si que se hacerla pero no fue misión fácil pues me costó bastante tiempo poder encontrar algo de información sobre el tema y hacer las correspondientes pruebas para que quedara a mi gusto. Por otra parte, el secretismo de los restaurantes chinos sobre el tema es total, y lo que a priori podría parecer la típica leyenda urbana de ‘no le relevan el secreto a nadie’ al final casi parecía verdad.  También es cierto y de justicia decir que en los ‘chinos chinos’ o restaurantes de comida ‘auténtica china’ esta salsa no la han visto ni la verán en la vida.

En fin, para poder realizar esta apetitosa salsa y poder aliñar todas las ensaladas y platos que queráis, solo necesitaréis 6 ingredientes básicos (uno de ellos algo difícil de localizar pero bastante necesario):

Ingredientes

  • 90 grs de vinagre de arroz
  • 100 grs de azúcar
  • 25 grs de aceite de girasol
  • Una cucharadita y 1/2 de glutamato monosódico o ajinomoto (en polvo o en cristal)
  • Una cucharadita de sal
  • 1 gotita de aceite de sésamo.

Elaboración
Antes de que lo preguntéis, el glutamato o ajinomoto es un potenciador de sabor que cuando esta en polvo tiene el aspecto del azúcar glass y cuando se vende cristalizado se parece a la sal. Este ingrediente, al igual que el aceite de sésamo, los encontrareis fácilmente en cualquier tienda o super, pero eso sí,  de productos orientales (cada vez mas abundantes). Pondremos en un vaso de batir el vinagre de arroz, el azúcar, el aceite de girasol, el ajinomoto, la sal y la gotita de aceite de sésamo que le dará un aroma espectacular. El único secreto para que la  salsa salga perfecta es que batamos de forma constante a velocidad media como mínimo durante 5 minutos y sin mover el brazo de la batidora. La salsa se terminará poniendo blanca y cogiendo densidad.

Como lleva aceite, si la dejáis reposar en nevera lo normal será que a las horas os la encontréis a medio emulsionar. Cuando esto ocurra, lo único que tenéis que hacer es volver a batir o agitar el bote donde la hayáis guardado durante un buen rato y ya está.

¡A disfrutar se ha dicho, buen provecho! 😉

Gyozas de ternera, cerdo y col

Las gyozas o empanadillas chinas, propias de esta cultura gastronómica milenaria, son a día de hoy muy populares y conocidas en occidente principalmente y de forma curiosa a través de los restaurantes japoneses de cuyo idioma les viene su nombre y que las han adoptado como propias. Tras comerlas en multitud de ocasiones en el RUYI, el restaurante chino chino de Alicante que me recomendó en su día María Pascual, donde las preparan de forma excelente, me he decidido ha hacerlas yo y la verdad, para ser la primera vez no salió del todo mal la cosa y como siempre, una vez hechas he visto vías de mejora que os comento también. Las posibilidades de combinar ingredientes son muy amplias, pero las gyoza que yo he elaborado tienen los que os muestro a continuación:

Ingredientes para gyozas de ternera, cerdo y col (4 personas /40 gyozas):

  • 300 g de carne picada mixta de ternera y cerdo (ni por asomo la compréis en Mercadona, acudid al carnicero del barrio)
  • 1/2 Col de tamaño mediano.
  • 1 Paquete de Dumplings o masa para empanadillas chinas ( de venta en establecimientos asiáticos)
  • 1/2 cebolla pequeñita
  • 1 vaso de chupito de salsa de soja japonesa (con Kikkoman no fallamos, es la mejor)
  • 1   ”        ”           ”          ”    aceite de sésamo
  • 1   ”        ”           ”          ”    de sake (o vino blanco si no tenemos sake)
  • 1 cucharada de azúcar
  • 1           ”             ”    fécula de patata ( Maizena también vale)
  • 2 ajos medianos
  • 1 trocito de jengibre fresco equivalente al doble del tamaño de los ajos
  • Sal (o salsa de pescado fermentado thailandesa)
  • Pimienta
  • 1 cucharada de ajinomoto (glutamato monosódico, aunque esto es opcional y yo lo utilizo para potencial el sabor)

Ingredientes para la salsa de las gyozas (esta versión es libre y de mi cosecha propia):

  • 1 vaso de chupito de salsa de soja japonesa (con Kikkoman no fallamos, es la mejor)
  • 2 cucharadas de vinagre de arroz
  • 1 cucharada de mirin (sake dulce)
  • 1 cucharadita de ajinomoto

Y para cocinar las gyozas en la sartén:

  • 1 cucharada sopera de aceite de soja (o girasol)
  • 1          ”                  ”         ”           ”       ”  sésamo.

P.D: Como veis, en mi casa lo de la cocina está presente hasta en la tele. No sé si conocéis la faceta de cocinero italiano de Buddy Balastro (el rey de las tartas), de 14:00h a 15:00h en Veo7 os puede gustar 🙂

Bien, comenzaremos los preparativos limpiando tanto la cebolla como la col  en un escurre verduras y luego iremos picandolas lo más finamente que podamos. Reservamos el resultado en la nevera. Lee el resto de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: